miércoles, 27 de julio de 2016

Así es

No quiero que suene forzado pero,
de una u otra manera,
sin quererte o queriéndote del todo,
quiero que adviertas
que te dedico el café de cada una de mis mañanas,
incluso el de las que simulan haber olvidado tu olor,
que  te escondo entre la música que habla mal de vos,
porque me recuerda que hay palabras que debí haber escupido,
que te abrazo, que  te baño conmigo,
porque simplemente te necesito.
A veces te aplasto y te tiro contra la pared,
rezándole a no sé qué fuerza para que te rompas.
Te provoco y te miro a los ojos,
para que no confundas mis lágrimas de desamor con tristeza.
Te guardo por el solo hecho de guardarte,
y es como si el viento de verano se escondiera en mis costillas.
Te saco a pasear sin ataduras,
con la intención de que el sol te evapore.
Una vez soñé, con vos al lado,
que te escapabas escondido en una ráfaga tormentosa.
Si realmente vas a ser un fénix y no te sirvo, yo prometo dejarte.

Te pareces tanto a lo que nunca quise, que ya no sé cómo soltarte.

-PPA

No hay comentarios: