domingo, 30 de septiembre de 2012

A mí


De que seas entrañable no estamos seguros.
Pero no te desanimes, que lo pasajero por algo es pasajero.
Es tan simple como odiar el envase.
Y tan poco coherente como querer que todo pase.

¿Qué es lo que no reconocés en tu reflejo?
Tu piel, tu cara, tu falta de encanto.
Por algo “amor propio” es propio y no ajeno.
Lo tuyo es lo tuyo y no hay nadie que te lo cambie.

Estas fuera del prototipo perfecto.
Del ejemplo ideal, del paradigma correcto.
Y no hay nada que me aburra más que tu linealidad.
Tu terror desenfrenado de aceptar tu agraciada realidad.

No hay salidas menos tristes o con más estilo.
Son salidas, y por algo lo son.
Son momentos de increíble adrenalina.
Lapsos de locura, derroche y compasión.

Soportemos los oscuros.
Son relámpagos, se nos pasa.
Y vos sabés que al final del día.
Se nos va la angustia si alguien nos abraza.




                                                                PPA

1 comentario:

Maldo dijo...

Muy bueno. Me gustó mucho. Saludos!