sábado, 28 de abril de 2012

Otro cuerpo


Un par de huesos miran desabridos sobre la mesa.
Un par de gotas van desafiando a la humedad.
Jamás pensé en reaccionar así por sentirme presa.
Mi cielo huele a vino tinto, a lamento y a crueldad.

Hoy vivo el clímax de mis recuerdos que en vos florecen.
Hoy pienso en verde, en rojo, amarillo, negro y marrón.
Hoy vuelo bajo creyendo que así las cosas desaparecen.
Quizás mañana respire sola junto a tu cajón.

Ya son mil tardes que duerme mi conciencia sobre la almohada.
Y muchas noches que en ojos secos lento me morí.
Nunca me olvido de aquel otoño perdido en llanto.
En ese otoño que tristemente abusó de mí.

No hay culpa alguna que sienta ahora por lo que hice.
Me encuentro sola en la cumbre misma de mi verdad.
Iluminada por una lupa gigante y sobria,
que aumenta siempre mi voz, mi aliento y mi claridad.

                                                    -PPA

No hay comentarios: